ESTE PRIMER DÍA INTERNACIONAL DE LAS JUEZAS

mujeres juezas afganas

ESTAMOS CON LAS JUEZAS AFGANAS

LA ASOCIACIÓN DE MUJERES JUEZAS DE ESPAÑA DENUNCIA LA ANECDÓTICA PRESENCIA FEMENINA EN LAS ALTAS INSTANCIAS DE LA JUDICATURA A PESAR DE QUE SUPONEN MÁS DE LA MITAD DE LA CARRERA JUDICIAL Y TRES DE CADA CUATRO NUEVAS INCORPORACIONES

Desde AMJE queremos celebrar con toda la ciudadanía, por primera vez, el Día Internacional de las Juezas, que se proclamó el 26 de abril de 2021 por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para el logro de la igualdad, el desarrollo sostenible, la paz y la democracia.

Recordamos que, según el informe de la estructura demográfica judicial, el 54,85% de la carrrera judicial somos mujeres y alrededor del 75% de las últimas promociones, siendo el único poder del estado integrado por una mayoría de mujeres. Esta realidad, sin embargo, no tiene su reflejo en la correspondiente presencia de juezas en las altas instancias judiciales, donde continuamos infrarrepresentadas.

Hasta el año 1966 las mujeres no pudimos acceder a las oposiciones a judicatura, a excepción de las jurisdicciones de menores y laboral, ámbitos a los que pudimos acceder en 1961. Tuvimos que esperar hasta 1972 para ver a la primera jueza española, Doña María Jover Carrión, hace tan sólo 50 años y hasta 2002 para ver a la primera Magistrada del Tribunal Supremo, Doña Milagros Calvo Ibarlucea, que hace 20 años tomó posesión en nuestro Alto Tribunal tras 190 años de historia y de exclusividad masculina.

Para avanzar en la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres es absolutamente necesario que los poderes públicos se comprometan a promover de forma real y efectiva la participación plena e igualitaria de la mujer en todos los niveles de la labor jurisdiccional.

Además de ser un día de celebración, también lo es de concienciación. Y en este momento no podemos dejar de recordar a nuestras hermanas juezas afganas, que están amenazadas de muerte en su país o que han tenido que exiliarse para conservar su vida y la de sus familiares sólo por el hecho de haber trabajado como juezas y de haber dictado sentencias en las que se condenaba a hombres.  Ellas fueron constructoras activas del Estado de Derecho en Afganistan y desde sus tribunales pelearon por los Derechos Humanos de las mujeres y las niñas afganas, atreviéndose a juzgar a los hombres y plantando cara a un sistema que las negaba como seres humanos. Por ello, ahora son un estratégico objetivo talibán para aleccionar a una población en estado de shock.

Lamentablemente, no es necesario que crucemos nuestras fronteras para encontrarnos a juezas españolas sufriendo represalias. Por ejemplo, el caso de nuestra compañera Auxiliadora Díaz, que ha recibido graves amenazas como represalia al desempeño de su labor jurisdiccional conociendo asuntos de violencia de género como titular del Juzgado de Violencia Sobre la Mujer n⁰2 de Las Palmas de Gran Canaria, a la que ya mostramos nuestro apoyo en un Comunicado de 18 de noviembre de 2021.

Pedimos, una vez más, a los poderes públicos, que tomen las medidas necesarias para que desaparezca ese techo de cristal en cumplimiento del Plan de Igualdad de la Carrera Judicial y del Pacto Europeo para la Igualdad de Género, en materia de designación de altos cargos judiciales; No esperemos que las juezas nos cortemos al romperlo.

Queremos terminar recordando estas palabras de nuestro referente, la Magistrada de la corte Suprema de EEUU Ruth Bader Ginsburg: “Cuando en ocasiones me preguntan cuándo habrá suficientes (mujeres magistradas en la Corte Suprema) y yo digo cuándo haya nueve, las personas quedan impactadas. Pero ha habido 9 hombres y nunca nadie lo ha cuestionado”.

AMJE, 10 DE MARZO DE 2022