Estas son nuestras «RAZONES DE JUSTICIA PARA LA HUELGA» 8 marzo 2019

RAZONES DE JUSTICIA PARA LA HUELGA

Cada 8 de marzo todas las mujeres del mundo estamos llamadas a celebrar nuestra identidad y reivindicar que nuestra posición en el mundo sea exactamente la que nos merecemos, sin subordinaciones de ningún tipo. Cada 8 de marzo debemos recordar que la violencia familiar y sexual, las limitaciones en el acceso a la educación, la brecha salarial, la pobreza y las responsabilidades de cuidado recaen mayoritariamente sobre los cuerpos de las mujeres en un espacio cuyos marcos y normas se declinan en masculino.

Pero también cada 8 de marzo las mujeres nos revelamos como una fuerza imparable dispuesta a modificar  las reglas un mundo que debe cambiar para permitir el avance igualitario de toda la humanidad. Hoy, de nuevo, tenemos razones para manifestarnos en defensa de lo ya conseguido, frente a discursos involucionistas que cuestionan derechos que tanto nos ha costado adquirir y para la consecución de los objetivos pendientes que deben traspasar el texto de las leyes para convertirse en la realidad material que nos gobierna.

Hay razones de Justicia para una huelga porque tenemos obligaciones jurídicas pendientes de cumplimiento que no admiten demoras ni enmiendas y porque sabemos que solo nuestra conciencia y empoderamiento colectivo permitirá arrancar de las instituciones y la sociedad el cumplimiento de los compromisos adquiridos con quienes somos sus principales acreedoras.

Según la Constitución somos un Estado social y democrático de Derecho, y sus valores superiores son la libertad, la justicia la igualdad y el pluralismo político (art. 1); los poderes públicos deben promover las condiciones para que la libertad y la igualdad sean reales y efectivas (art. 9.2)

– Desde el año 2003 al 2019 984 hombres han asesinado a 984 mujeres con las que tenían o habían tenido una relación de pareja.

– Mujeres y niñas representan un 70% de las víctimas de trata de seres humanos y casi la totalidad cuando su finalidad es la explotación sexual.

– Cada seis horas una mujer es violada en España  documentándose  89 agresiones múltiples desde el año 2016.

Juezas y jueces garantizamos el acceso a la justicia de todas las personas, sea cual fuere su sexo, orientación sexual, ideología o condición, como exigen los artículos 14 y 24 de la Constitución.

– La pobreza tiene género femenino. Las mujeres son el 70 por ciento de las personas que viven en extrema pobreza en el mundo

– Las empleadas domésticas -un 40 por ciento inmigrantes- carecen de los mismos derechos que el resto de los trabajadores y se calcula que el trabajo no declarado es del 70 por ciento

 

 El Artículo 28 del Estatuto prevé que las empresas tienen que pagar el mismo salario por trabajo de igual valor, sin discriminación alguna por razón de sexo

– Si el trabajo de las mujeres en el mundo fuere igualmente remunerado , el PIB mundial aumentaría 28 millones de dólares.

– La brecha salarial en nuestro país es del 35,7 por ciento, según el indicador Gender Overall Earning Gap de la UE

– Las diferencias salariales entre mujeres y hombres se intensifican a partir de los 35 años, coincidiendo con la edad fértil

 

Los poderes públicos aseguran la protección social, económica y jurídica de la familia, según el art. 39 de la Constitución.

– Las mujeres llevan a cabo 2,5 horas de trabajo no remunerado y de cuidados que suple la falta de gasto público en servicios sociales e infraestructuras para el cuidado.

–  El trabajo no remunerado sustenta la economía y su valor alcanza entre un 10% y un 39% del producto interior bruto.

– El 92,8 % de las excedencias para el cuidado las solicitan las mujeres y solo un 2 por ciento de los padres utiliza el derecho a repartirse el permiso parental con la madre

 

Todas las personas tienen el deber de trabajar y el derecho al trabajo, a la libre elección de profesión y oficio, a la promoción a través del trabajo, sin que en ningún caso pueda hacerse discriminación por razón de sexo (art. 35.1 Constitución).

– El 75% de los empleos a tiempo parcial corresponden a mujeres. El 25% de todo el empleo femenino es a media jornada, frente al 8% de los hombres.

 

Según la Ley de Igualdad: Los Poderes Públicos procurarán atender al principio de presencia equilibrada de mujeres y hombres en los nombramientos y designaciones de los cargos de responsabilidad que les correspondan.

– Las mujeres somos el 53% de la carrera judicial pero ello no tiene reflejo en el acceso a los cargos más altos de la magistratura.  Solo un 18% de  los magistrados del Tribunal Supremo son mujeres. Existen únicamente 8 mujeres ocupando las 50 presidencias de las Audiencias Provinciales y solo una de las 17 Presidencias de los Tribunales Superiores de Justicia es femenina.

 

 Las personas extranjeras gozarán en España de las libertades públicas que garantiza la Constitución (art. 13 CE).

– Las mujeres extranjeras suponen un 32% de las víctimas mortales de violencia de género y pese a que el Pacto de Estado contra la Violencia de Género sí reconoce la particular vulnerabilidad de las mujeres migrantes, de las 292 medidas que contempla, solo 24 son específicas sobre este colectivo, y la mayoría relacionadas con  la trata y la explotación.

 

Por estas y otras muchas razones la Asociación de Mujeres Juezas de España se suma a la huelga feminista convocada para el próximo 8 de marzo de 2019 asumiendo que la misma trasciende del concepto natural de huelga, extendiéndose al trabajo, el consumo, los estudios y el cuidado y que cada mujer decide libremente como y cuanto se quiere  implicar en ella, pues diversas son nuestras circunstancias y posibilidades.

 

El año pasado demostramos que si nosotras parábamos se paraba el mundo. Este año confirmaremos que no vamos a parar hasta que el mundo sea el lugar en el que todos y todas podamos vivir libres, seguras e iguales.